**

lunes, 11 de noviembre de 2013

La intimidad en la pareja y los problemas economicos.

Estos tiempos que corren están signados por las crisis, laborales, políticas, institucionales y familiares.


La crisis económica, la más injusta de todas, afecta no solo los bolsillos, sino los genitales.

La ansiedad y la frustración por las carencias generadas ante la falta de dinero repercuten en la actividad sexual, sin discriminar género, tanto hombres como mujeres padecen esta situación.

La presión a la que es sometida el proveedor tradicional del hogar, de cumplir con las expectativas propias y de su familia, y la desesperación que causa en la mujer que debe tener el almuerzo, la cena, las cosas de los chicos para la escuela, lo que repercute en la relación familiar cuando ella exige una respuesta que el hombre no puede dar.


Una situación antagónica no favorece el deseo, al contrario, algo paradójico es que el cuerpo aun desea satisfacción sexual, pero el cerebro no tiene la actitud correcta, estas situaciones son una prueba de fuego para el amor.


El esposo espera un gesto amable, sensual o de complicidad,

La esposa espera que el la tranquilice y le diga que todo va a mejorar, a veces el mismo siente que todo va de mal en peor, ¿cómo podrá con su propia frustración y la de su esposa?


Como este hay miles de ejemplos y casos, en todos el común denominador es la crisis, económica y sexual.

¿Qué podemos hacer?

Lo peor que podemos hacer es no hacer nada, en esta situación no hay recetas mágicas, primero pregúntese cuanto conoce a su pareja, que le gusta que lo o la pone en sintonía. PREOCUPESE.

A veces es más sencillo de lo que parece, una ropa especial, una actitud desafiante, un poco de sensualidad.

Sorpréndalo y seguramente se verá sorprendida, no se dé por vencida si no funciona una vez, analice, busque que fallo y como subsanarlo, fracaso es dejar de intentar.
Si preocúpese por su pareja, comprenda su situación, ningún padre de familia pretende que su esposa e hijos sufran económicamente, el mismo sufre igual que usted.

Entienda la frustración de él, compréndalo/a, una crisis familiar no ayudara a ver la solución por el contrario sería una nube más oscureciendo el panorama.


No busque a su pareja para simplemente tener sexo, fracasara, y eso es una nueva frustración. Ame por sobre todas las cosas, acaricie esos hombros cansados, estimule la capacidad de valorarse de su pareja, un hombre con dinero en el bolsillo se siente más hombre, imagínese un hombre que junta monedas para darle de comer a su familia, que valoración tendrá de su propia persona.


¿Cuánto valora usted a su esposo? ¿El valor que le da es del tamaño del cheque que consigue a fin de mes?


La actitud de la familia y el apoyo de la esposa son determinantes para salir adelante.


Use su imaginación, no espere siempre del otro, participe del sexo, disfrútelo que en época de crisis es lo único que disfrutamos sin costo, es lo que nadie nos puede quitar ni embargar.

A pesar de tantos problemas una relación sexual exitosa y placentera, avivara el amor, una sonrisa amable y amorosa estimula y despeja las dudas, fomenta la determinación, y ayuda al hombre a valorarse a sí mismo, y cuando eso sucede es mucho más probable que los demás también lo valoren y se abran oportunidades, sea optimista, los placeres más sencillos son los mas curativos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por compartir un coctel de Amor y Sexo.